‘Una cucaracha y dos ratones para llevar, por favor’

Estos restaurantes en Miami y Broward tuvieron que cerrar.

“Roedor vivo visto en una trampa con pegamento en una estantería cerca del congelador”.

Y allá vamos. Apriétense los cinturones… va a ser un viaje lleno de roedores y sus excrementos vistos en recientes inspecciones estatales a restaurantes en los condados de Miami-Dade y Broward.

Una cifra récord de 16 establecimientos conforman este Informe sobre roedores. Y la cantidad se combina con la falta de calidad: después de pasar la primera inspección, dos restaurantes se cerraron en la reinspección. Y otros dos restaurantes fueron cerrados dos veces.

Como siempre, los presentamos sin pasión ni prejuicios, pero con dos cucharadas (no vaya a leer “cucarachas”) de humor. Como de costumbre, comenzamos con los restaurantes cerrados por un día (o más) total o parcialmente por la presencia de roedores.

▪ Alegria Taco, 3801 N. Andrews Ave., Oakland Park: Este podría ser el primer restaurante en el Informe sobre roedores que quedó atrapado en la ratonera de la reinspección.

Se le emitió una advertencia el 8 de febrero, pero no había problemas con los roedores. Pero cuando el inspector regresó el 9 de febrero, “cinco excrementos frescos de roedores estaban debajo del fregadero de tres compartimentos y tres excrementos secos de roedores fueron hallados en la cocina debajo del lavamanos”.

Y ahí se cerró Alegria Taco el 9 de febrero. La reinspección del 10 de febrero permitió que la taquería volviera a abrir.

▪ Back of the Road Sports Grill, 15420 SW 136 St., South Miami-Dade: El inspector cerró el lugar el 13 de febrero sin ningún problema de roedores entre las violaciones de alta prioridad. También se emitió el cese de ventas de unas alitas de pollo por problemas con la temperatura.

Entre las violaciones básicas: “Roedor muerto. Se observó un ratón muerto en el área de la barra frontal donde están las neveras para la cerveza”.

▪ Bob the Baker, 4518 NW 183 St., Miami Gardens: El 13 de febrero el inspector vio tres excrementos húmedos en una cubeta y otros cuatro en una pared junto a un fregadero en la cocina.

Ninguno de los tres fregaderos para lavarse las manos tenía agua caliente, ni tampoco había un fregadero de tres compartimentos. En el fregadero para lavarse las manos, el inspector vio que un empleado y un gerente se lavaban las manos sin usar jabón.

Bob the Baker fue obligado a cerrar el 13 de febrero y abrió nuevamente el 14 de febrero.

▪ Dunkin ‘Donuts, 7823 W. Sunrise Blvd., Plantation: Normalmente no vemos una gran cadena de comidas como esta en el Informe de roedores. A la oficina central en Canton, Massachusetts no le va a gustar esto.

La inspección del 9 de febrero finalizó con una recomendación de queja administrativa, lo que significa que este Dunkin estuvo a un estornudo de ser cerrado. El inspector solo vio seis violaciones, pero vio “nueve excrementos secos de ratas en una trampa con pegamento debajo de un estante, una lagartija muerta en una trampa con pegamento debajo del refrigerador No. 3. Se observaron dos excrementos secos de roedores en el segundo estante donde se almacenan las agarraderas de las bebidas para llevar en el mostrador delantero”.

Cuando el inspector regresó el 10 de febrero, las cosas no se veían mucho mejor con nueve excrementos secos en lugares como debajo de la ventanilla donde se sirve a los vehículos, debajo del mostrador y detrás de la máquina de hielo. Con dos días para poner las cosas en orden, ¿qué pasó el lunes 12 de febrero? Cierre.

Hubo otros problemas, como la salida trasera bloqueada en cada inspección por un carrito rodante, un estante o un cubo de basura, una violación de la seguridad contra incendios. En cuanto a los roedores, el inspector vio “ocho excrementos frescos de roedores en el área de almacenamiento en estantes, tres excrementos frescos sobre la máquina de hielo, tres excrementos secos de roedores en el área de almacenamiento de la estufa Belshaw Adamatic y un excremento seco de roedor debajo de un estante de almacenamiento al lado de la estación de sándwiches”.

El 13 de febrero, el conteo de excrementos en el Belshaw Adamatic se redujo a uno, pero Dunkin aún no abrió. Obtuvieron una extensión de tiempo basándose en que el restaurante estaba tratando de cumplir con las recomendaciones, pero no podía por circunstancias fuera de su control.

▪ Grio Express, 4308 SR 7, Lauderdale Lakes: No se sabe cuál es el tamaño de las porciones de comida en Grio, pero el 31 de enero el inspector vio la caca por libras, llegando a tres dígitos en un solo lugar: 100 excrementos frescos detrás las dos puertas de vidrio de la nevera en el área de preparación.

Había otros 20 excrementos frescos detrás de la nevera en la cocina. Desafortunadamente para Grio, nada de eso distrajo al inspector al ver las cucarachas: 10 vivas alrededor del refrigerador y otras 10 vivas debajo de él, así como dos vivas debajo de los estantes junto a la mesa de preparación de la cocina.

Grio volvió a abrir el 1 de febrero y se cerró de nuevo el 15 de febrero.

El inspector vio 20 excrementos granulados detrás de un congelador y 30 frescos detrás de una mesa de preparación y la nevera. Para mayor evidencia: un roedor muerto en la almohadilla de la trampa con pegamento detrás del congelador en el área de almacenamiento.

Y había más cucarachas vivas: 16 en total. Y comida que se tuvo que botar por problemas de temperatura: pollo, pavo, pavo cocido, cerdo, cabra. Grio abrió al día siguiente.

 Hazel’s Caribbean Spot, 6949 Sunset Strip, Sunrise: Cuatro excrementos frescos en la pared cerca de la puerta trasera llevaron al cierre del lugar el 17 de febrero.

También ayudaron las “10 cucarachas vivas debajo del fregadero de tres compartimentos, cuatro cucarachas vivas cerca de la nevera, dos cucarachas vivas cerca la mesa de preparación en el área de la cocina. Se observaron cinco cucarachas vivas en el pasillo, una cucaracha viva junto al microondas en el área de la cocina”.

Había cucarachas en el fregadero de tres compartimentos. Lo que no había era agua caliente.

Hazel no pasó dos reinspecciones hasta que lo logró el martes.

▪ La Cueva Taberna Internacional, 2742 SW 8 St., Miami: El inspector no había estado aquí desde una inspección positiva el 1 de febrero del 2017. Pero el 2 de febrero pasado cambiaron las cosas.

Comencemos con “cinco excrementos de roedor de aspecto fresco que se hallaron encima del estante en el área de la cocina”. Luego, además de las cucarachas vivas, el “administrador manipuló equipos sucios y luego tocó el pollo crudo y no se lavó las manos”.

Hablando de pollo crudo, un cubo con pollo estaba en el fregadero para lavarse las manos. La cuchilla de la cortadora, instrumentos de cocina, las mesas de preparación, los estantes de almacenamiento de alimentos tenían demasiada acumulación de grasa, depósitos de tierra o restos de comida.

La Cueva no pasó la siguiente inspección el 3 de febrero porque, entre otras cosas, se encontraron cinco excrementos de roedor de aspecto fresco en la parte superior del estante en el área de la cocina. Como muchas de las violaciones se repitieron el 5 de febrero, también falló la reinspección. El restaurante mejoró lo suficiente como para reabrir después el 6 de febrero y pasó la inspección del 20 de febrero con solo una advertencia.

▪ O King Grill, 13695 W. Dixie Hwy., North Miami: Hay algunos lugares donde los inspectores simplemente no quieren ver una trampa para roedores: “Observaron una trampa para roedores dentro del horno en el área de la cocina”.

El inspector no vio una “víctima” en la trampa, pero el 2 de febrero vio 30 excrementos dentro del horno de la cocina, 35 en otro horno de la cocina, 20 en el piso al lado del fregadero de tres compartimientos, cinco en un estante debajo de una mesa de preparación en el área de la cocina, 20 detrás de la unidad donde se mantienen los alimentos calientes en la cocina, seis en un estante de almacenamiento seco debajo de una mesa de preparación y cuatro en el área de autoservicio debajo de la máquina de café y junto a las tazas de café.

También esto: “Se observaron aproximadamente 40 moscas vivas en el área de la cocina, en cajas de cebollas y en toda la cocina. Se observaron aproximadamente 20 moscas vivas en el mostrador de autoservicio junto a la máquina de refrescos”.

Y los fregaderos para lavarse las manos en la cocina no tenían jabón ni tampoco un sistema de secado.

Además: “sistema para descargar el inodoro de las mujeres está en mal estado”.

Excepto por el problema del inodoro, O King Grill lo juntó lo suficiente como para poder reabrir después de la reinspección del 3 de febrero.

▪ Pi Bon Gou, 2551 N. Dixie Hwy., Pompano Beach: Pi Bon Gou se une a Grio Express como pioneros, los primeros restaurantes en este mismo informe que se cierran dos veces.

El restaurante fue cerrado en dos inspecciones completamente diferentes.

Cuando el inspector llegó el 29 de enero “observó dos excrementos de roedores frescos cerca del área de lavado de platos, seis excrementos de roedores en el suelo en la pared lateral norte en el área de preparación, dos excrementos secos de roedores detrás del equipo de cocina y 10 frescos y 42 excrementos secos de roedores en la estantería junto a la mesa de vapor en la cocina”.

Además, una “tapa de los recipientes para almacenar alimentos que tenía excrementos de roedores en la parte superior y una bandeja para salsas con excrementos de roedores que no se había limpiado o desinfectado”.

El 13 de febrero, Pi Bon ya estaba abierto. El inspector regresó y vio… “veintitrés excrementos frescos de roedores en el baño. Dieciséis excrementos frescos de roedores en el pasillo entre la cocina y el baño. Dos excrementos frescos de roedores al lado del congelador Kenmore junto a la línea de cocción. Dos excrementos frescos de roedores debajo de la mesa de preparación en la cocina. Un excremento fresco de roedor debajo de la mesa del microondas. Otro seco detrás del congelador en la cocina. Un excremento fresco de roedor encima de la máquina de cortar, otro en una estantería de almacenamiento al lado de la mesa de vapor”.

Se detuvo la venta de espinacas cocidas, hamburguesas cocidas y estofado de cabra/pavo cocido por estar a una temperatura peligrosamente inadecuada. El estofado ya se había estropeado de todos modos: “estofado de pavo y cerdo con moho acumulado en el refrigerador del área del frente”.

Pi Bon recibió nuevamente el 14 de febrero una extensión de tiempo para poder abrir.

▪ Ric Kin Bing Café Cafe Corp, 640 E. Sample Rd., Pompano Beach: Aparentemente los roedores sintieron al inspector el 31 de enero acercándose y se escabulleron, pero se asustaron y dejaron un poco de excremento en la huida: “Cinco excrementos frescos de roedores” en el baño y otro fresco sobre el microondas en la cocina. Se vieron dos excrementos secos de roedores y dos excrementos secos de roedores en el área de la cocina, en la parte superior de la ventilación del aire acondicionado”.

Los seis insectos muertos debajo de una mesa de preparación de comida en el mostrador también llamaron la atención del inspector, Al igual que la “acumulación de insectos muertos en la trampa con pegamento detrás de la nevera. Se botó la trampa con pegamento”.

Volvieron a abrir y permanecieron abiertos después de una inspección el 15 de febrero, aunque se les hizo una advertencia.

▪ Saveur Tropical Restaurant, 515 NE 24th St., Pompano Beach: Aquí es donde, el 29 de enero, el inspector “observó a un roedor vivo en una trampa con pegamento bajo una estantería cerca del congelador”.

El roedor fue removido. Más pequeñas, pero más persistentes fueron las moscas: “Se observaron aproximadamente seis moscas vivas en el área de lavado de platos, tres moscas vivas en el área de almacenamiento seco, y cuatro moscas vivas en el área de la cocina. Se observó una mosca viva en una tabla de cortar cerca de la mesa de vapor y otra se posó en un contenedor para alimentos en la mesa de preparación en la cocina. También se observaron entre 30 y 40 moscas vivas en el fregadero, afuera de la puerta trasera donde se almacenan los recipientes sucios de los alimentos. Se vio entrar y salir moscas del establecimiento cuando las puertas estaban abiertas”.

Saveur tuvo que botar carne cruda de res, okra, pavo, legumbre, arroz, muslos de pavo y carne cocida que estaban a temperaturas peligrosamente inadecuadas. El inspector también notó “comida vieja pegada a vajilla/utensilios limpios en la estantería cerca de la puerta trasera”. No se explica cómo se lavó esa vajilla, una información necesaria después de que Saveur fuera citado por no poseer “desinfectante de cloro con la potencia mínima adecuada para el lavado manual de la vajilla”.

Hablando de un lavado adecuado, el fregadero estaba obstruido con un cubo de basura. De todos modos, no había jabón ni ninguna forma de secarse las manos.

La mayoría de esto se corrigió al momento. Saveur volvió a abrir y desde entonces ya pasó otra inspección.

▪ A Taste of the City Cafe, 9940 Griffin Rd. Cooper City: El inspector vio 23 excrementos frescos en armarios con sirope de Coca-Cola, cuatro secos en el comedor y otros dos en el pasillo en el baño. Había tres excrementos de roedores frescos en la cocina, entre la nevera portátil y la mesa de preparación de alimentos.

El inspector tampoco estaba contento con que dos personas trabajaran allí sin redecillas para el cabello. El pavo y varios contenedores de sopa en la nevera eran de dos días antes, pero nadie marcó la fecha. El restaurante reabrió el 16 de febrero.

Los roedores no causan un cierre automático de un lugar. Por ejemplo:

▪ Casa Chan, 445 Palm Ave., Hialeah: Cinco excrementos secos en un estante en un almacenamiento con equipos y contenedores que no se usaban.

▪ La Provence, 41st, 433 W. 41 St., Miami Beach: A los roedores les gusta la humedad. El 14 de febrero, el inspector vio 40 excrementos secos de roedores junto a un calentador de agua. El lugar al parecer ahora se llama La Provence French Bakery & Cafe bajo nueva administración. La inspección de licencias de alimentos del 16 de febrero fue positiva.

▪ Sawgrass Inn & Conference Center Banquet Kitchen, 1711 N. University Dr., Plantation:El inspector “observó 15 excrementos secos de roedores cerca del fregadero de tres compartimentos, el área de almacenamiento y la puerta de salida posterior”.

▪ Tony’s Place, 17721 NW 78 Ave., North Miami-Dade: El inspector vio 13 bolitas de caca “secas pero no desmenuzables” en el piso al calentador de agua.

Fuente: El Nuevo Herald

1019total visits,1visits today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *