En Nueva York es más fácil ver una Rata que una Manzana

La Gran Manzana (del inglés The Big Apple), la ciudad Nueva York, en la costa este de Estados Unidos, hoy está afectada por una invasión de ratas. La gravedad del caso radica en la proporción de ratas y seres humanos: una rata por cada tres ciudadanos, dicen exterminadores entrevistados por algunos diarios de ese país.

Según el registro de las autoridades locales, la ciudad sí presenta un grave problema sanitario en cuanto a la presencia de ratas. A pesar que el tema se ha discuto durante muchos años, parece haberse convertido en “algo cultural” en esa metrópolis estadounidense, pues, desde mediados del siglo XX, los roedores son asiduos visitantes o moradores de la también llamada “ciudad que nunca duerme”.

Al respecto, los exterminadores sostienen que es común que una zona habitada por casi nueve millones de habitantes presente problemas habituales que estimulan el hacinamiento de los roedores, especialmente en las comunidades económicamente menos favorecidas, además del recurrente tránsito de insectos.

En Nueva York cada día se reportan casos de ataques de ratas o avistamientos en las calles, estanques, esquinas de edificios y casas, sin distinguir clases sociales. En otras palabras, es tan fácil encontrar un roedor en el Bronx como en alguna habitación del Hotel Plaza, aunque obviamente los niveles de salubridad en espacios privados son más altos.

Ahora, de las grandes urbes del planeta, no es sólo Nueva York  la perjudicada, pues en otros centros sobrepoblados como Nueva Delhi (India) o Pekín (China) también se prenden las alarmas. La razón que aducen es que las ciudades se expanden vertiginosamente sin contar con un control específico y al final situación se escapa de las manos.

El mito que reza “si las ratas se pusieran de acuerdo acabarían con la humanidad”, no parece alocado cuando se valoran estadísticas científicas: las hembras pueden reproducir hasta cinco camadas durante un año, con un período de gestación de 22 días, y pariendo más de 20 ratas en cada acto. ¡Imagínense la cantidad exorbitante de roedores! Conclusión: En Nueva York es más fácil ver una rata que una manzana, una gran manzana.

Fuente: El Ciudadano

607total visits,2visits today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *